Por un Turismo Responsable y Sostenible #BeLegalMyFriend

Alianza para afrontar el reto de la vivienda turística

Profesionales, empresarios y dirigentes de las administraciones públicas debaten en el foro del  observatorio de Turismo Residencial de la Costa Blanca el impacto de las nuevas formas de alojamiento vacacional en el sector.

El turismo sigue siendo el principal motor de la actividad económica en la provincia de Alicante, pero desde hace unos años se enfrenta a nuevos retos, sobre todo relacionados con la falta de una legislación que se muestre homogénea en todo el territorio. Para debatir sobre esta problemática, el Observatorio de Turismo Residencial de la Costa Blanca y EL MUNDO, apoyados por el Patronato Provincial de Turismo de la Costa Blanca, organizaron la tercera edición de un foro que, bajo el título Apartamentos turísticos y su relación con el turismo residencial, analizó desde todos los ángulos posibles los nuevos retos a los que se enfrenta el sector. En la mesa de debate, moderada por Francisco González, redactor de
Economía de EL MUNDO de Alicante, estuvieron representados todos los actores que comparten este
«complejo ecosistema». Las administraciones públicas estuvieron representadas por Eduardo Dolón, vicepresidente primero de la Diputación Provincial de Alicante y Diputado de Promoción Turística,
Raquel Huete, Directora General de Turismo de la Comunidad Valenciana y José Francisco Mancebo, director del Patronato de Turismo de la Costa Blanca. El sector privado contó con la presencia
de Jesualdo Ros, secretario general de la Asociación de Promotores Inmobiliarios de la Provincia
de Alicante (Provia) y Observatorio TRCB, Joseba Cortázar, director de comunicación del grupo Homeaway, Javier Fur, presidente del Grupo Marjal y Miguel Ángel Sotillos, presidente
de APTUR (Asociación de empresas de alquiler turístico de la Costa Blanca). El foro también contó
con la óptica del mundo académico a través de José María Gómez Gras, catedrático de Organización
de Empresas de la Universidad Miguel Hernández, y de otros profesionales, como los administradores de
fincas, representados por María Amparo Carretero, vocal segunda del Colegio de Administradores.

Una de las principales conclusiones   a la que llegaron todos los participantes en la mesa es la de la necesidad de legalizar las viviendas de uso turístico para «evitar la economía sumergida y que se cree una
mala imagen en el sector», defiende Dolón, para el que, independientemente de la forma de alojamiento
que elija el turista, lo más importante es «crear arraigo». Para eso es fundamental, coincidieron todos los
ponentes, una colaboración entre el  sector público y el privado. Huete explicó la necesidad de que
los Ayuntamientos apliquen o adapten normativas estableciendo claramente los criterios de obtención del
informe de compatibilidad urbanística. «Estos instrumentos recaen en figura del Plan de Ordenación Territorial y esa es una potestad del propio municipio. ¿Qué municipio quieres ser?», indicó la Directora de Turismo de la Comunidad Valenciana. Jesualdo Ros recordó con datos la importancia del turismo residencial. «Siete de cada diez pernoctaciones son de turismo residencial», dijo Ros, quien añadió que el turismo tiene «un doble componente, ocio y rentabilidad, que se refleja a través del alquiler». Cortázar recordó que la provincia de Alicante está en el grupo de cabeza de los destinos más demandados,
solo superados por las islas Baleares y Canarias y por la Costa del Sol, y detalló que el perfil medio del propietario es «una persona de edad mediana, que adquiere un apartamento de dos habitaciones con un
coste de 250.000 euros de media como inversión». «El alquiler le supone unos ingresos adicionales de
12.000 euros al año», añadió. José Mará Gómez Gras apostó por una colaboración «público-privada»
para acabar con la problemática y denunció una desigualdad en las normativas entre localidades vecinas,
lo que no ayuda a solucionar el problema. «Tiene que haber acuerdos entre todos los sectores para que la situación no se desboque y acabe en turismofobia, como ha pasado en localidades de Barcelona
o Mallorca», apuntó. Carretero pidió «mayor seguridad» y ayudar con «mecanismos de control» para evitar incidentes y proteger la «convivencia entre residentes y turistas», uno de los principales problemas. Fur también demandó «poner orden a una situación» que, recordó, se ha dado toda la vida en la Costa Blanca, en alusión a la búsqueda de la rentabilidad de una segunda vivienda a través del alquiler.
«Hay que sentarse y buscar soluciones porque los ayuntamientos necesitan ayudas», dijo.

Sotillos insistió en que «la provincia de Alicante vive de esto». «Los hoteles en Benidorm salieron de una
casa que alquilaba una habitación porque el padre estaba pescando. Y luego compraron la casa de al lado
para alquilar más habitaciones», recordó el presidente de APTUR, para el que el gran problema es «controlar a tanto particular». Mancebo evitó «polarizar» el debate turístico y considera necesario que los hoteleros se sumen a él. «No me gusta la dicotomía turista-residente», indicó.

Joseba Cortázar considera que se está yendo en una «buena dirección» para regular las viviendas
turísticas y para ello insistió en la necesidad de que exista una colaboración entre el sector «público y
el privado». «Hay que ser cautos para no generar caos y que no se asuste la inversión», apostilló director
de comunicación del grupo Homeaway. Joseba Cortázar recordó que el turismo en uno de los
motores económicos de la Comunidad Valenciana y pidió manejar datos reales de incidentes para conocer
la realidad de la convivencia  entre residentes y turistas. «A veces nos movemos en el terreno de
las sensaciones y no de las realidades»,
dijo.

José María Gómez Gras considera vital la colaboración entre los sectores público y privado para
encontrar soluciones en un contexto que compara con una «jungla». Denuncia la desigualdad de
la normativa entre los municipios y señala que en ocasiones lo que es beneficioso a uno puede ser
perjudicial para el otro, por lo que aboga por cierta flexibilidad para abordar un debate que debe ser
plural y en el que tienen que participar todos los actores. También incluye en el escenario del debate
a la figura de los hoteleros al señalar que en algunos casos «como no han podido vencer al apartamento
turístico se han unido a ellos».
Gómez Gras. M. LORENZO La representante del Colegio de Administradores de Fincas asegura
que la gran preocupación de su sector es que exista una «convivencia pacífica» entre los residentes
y los turistas y reconoce la necesidad de acabar con las viviendas turísticas mal reguladas.
María Amparo Carretero pide colaborar desde las administraciones para darle a la Policía soporte para
poder actuar. «Nosotros no estamos en contra de las viviendas turísticas, sino a favor de una convivencia
pacífica entre los diferentes modelos. Necesitamos que se siga construyendo y que existan unas
reglas claras y que se apoye a los encargados de realizar ese control», explicó.  CARRETERO - AD. FINCAS «DESEAMOS UNA CONVICENCIA PACÍFICA» María Amparo Carretero. M. LORENZO
Javier Fur considera que se está en plena fase de «resideñar el turismo». Reconoce que existe un
ecosistema «complejo» en el que intervienen «demasiados actores», pero aboga por «sentarse y
buscar soluciones entre todos». «También es importante y necesario cuidar la calidad de lo que
se oferta al turista y crear categorías, porque no es lo mismo cualquier cuchitril, que un piso, un
chalet o una casa rural», explicó el presidente del Grupo Marjal. «Debemos poner el foco en la necesidad
del cliente. La situación de los ayuntamientos es difícil,pero debemos ponerlo todo en valor para fidelizar al cliente», apostilló Javier Fur. FUR - MARJAL «ES NECESARIO CUIDAR LA CALIDAD DE LO QUE SE OFRECE» Javier Fur. M. LORENZO El director del Patronato de Turismo de la Costa Blanca considera
que la competencia de la ordenación debe caer en manos de la autonomía, si bien admite que desde
el punto de vista del turismo residencial es algo complejo y que «no puede ser». José Francisco
Mancebo reconció tener la sensación de que en muchas ocasiones el mercado va por un lado y el Estado
por otro y lamentó que la lentitud en la aprobación de las normativas provoque que siempre se
llegue con retraso para solucionar los problemas. «En el tema de la vivienda turística los ayuntamientos
piensan en clave de licencia de urbanismo, no tienen conciencia de alquiler», dijo. MANCEBO -
José Francisco Mancebo. M. LORENZO El foro organizado por EL MUNDO y el Observatorio Provincial de Turismo Residendial reunió a empresarios, políticos y expertos en la sede del diario.

Fuente: El Mundo Alicante