Alicante apuesta por apartamentos turísticos en planta baja y primer piso

La edil de Urbanismo y Turismo de Alicante, Mari Carmen de España, avanzó ayer que el Ayuntamiento se  inclina por el modelo de València para la regulación del alquiler turístico. Sólo permitir el alquiler
en las plantas bajas y en el primer piso de los edificios, a no ser que los inmuebles se dediquen por entero al alquiler.
Hoteleros, promotores, administradores de fincas y agentes del sector del alquiler de viviendas turísticas participaron ayer en la segunda jornada técnica sobre la adaptación del alquiler turístico a la nueva Ley del
Turismo, que concede a los ayuntamientos las competencias para regular dónde se pueden gestionar pisos turísticos que, además, deben estar registrados oficialmente. Turismo va a aprobar una moratoria de dos años para que los propietarios puedan adaptarse a las normas municipales. En Alicante sigue sin haber una norma común para toda la ciudad, pero sí la hay para zonas concretas como en Playa de San
Juan, donde sólo se podrán alquilar plantas bajas (excepción de los edificios que se dedican al alquiler), o en el centro urbano, donde los nuevos alquileres sólo se pueden desarrollar en inmuebles completos, pero
no hay carácter retroactivo. El jefe del servicio de Planeamiento de la Concejalía de Urbanismo, Pablo Núñez, explicó que Alicante goza de una posición «privilegiada», en cuanto a que, si bien el PGOU data de 1987 y no hay una regulación unitaria para toda la ciudad, sí que existe seguridad jurídica,
ya que se han ido desarrollando normas que ya prevén, por zonas, dónde, cómo y en qué condiciones se pueden implantar viviendas turísticas. La ley estatal prohíbe establecer una limitación de actividad salvo
que existan «razones imperiosas de interés general», lo que quiere decir por ejemplo que no se puede limitar la implantación de viviendas turísticas por densidad y tamaño.

Fuente: Diario Información