#BeLegalMyFriend

Castellón ‘aflora’ hasta agosto más pisos turísticos que en todo el 2017

Si el año pasado se legalizaron de media más de
seis viviendas turísticas al día en Castellón, este año esta marca se va a quedar muy corta. Y es que si durante todo el 2017 se inscribieron en el Registro Oficial de la Comunitat Valenciana un total de 2.403 inmuebles
para poder ofrecer alojamiento de forma legal, del 1 de enero al 31 de agosto de este año
esta cifra ascendía ya a 2.690, según
los datos de Turisme Comunitat Valenciana.

Esto supone sacar de la clandestinidad a un buen número de viviendas y a sus propietarios, que
se incorporan a la oferta turística reglada de la provincia, como han solicitado con insistencia durante los últimos años tanto los
empresarios como la patronal. Se trata de una iniciativa liderada por el departamento autonómico, a través de inspecciones periódicas
a nivel autonómico. Así, únicamente durante los meses de verano han aflorado hasta 793
alojamientos en Castellón.

FENÓMENO AL ALZA

Tal y como informó Mediterráneo la semana
pasada, este tipo de alojamiento está creciendo a velocidad de vértigo en la provincia. De hecho,
una de cada tres pernoctaciones en habitación se producen en pisos turísticos, que ganan terreno
a los hoteles; y el fenómeno ya no se restringe a las localidades turísticas, sino que también está muy presente en la capital de la Plana, con la consecuente preocupación para el sector hotelero de la ciudad.

Como indican desde el departamento que preside Francesc Colomer, durante los primeros ocho
meses de este año se han dado de alta un total de 13.798 nuevas viviendas turísticas en la Comunitat.

Y es que desde el 2015, con el cambio de gobierno en la Generalitat, «se ha reforzado el plan de acción contra el intrusismo, con lo que se ha logrado un incremento del número de viviendas registradas superior al 85%, pasando de las 38.688 que había en el 2014 a las 72.700 actuales», señalan las mismas fuentes.

Para fomentar esta práctica (porque, además, los propietarios de inmuebles se exponen a sanciones), Turisme Comunitat Valenciana ha lanzado varias campañas informativas. En este
sentido, planteó a principios de verano un convenio al que se podían adherir las localidades de Castellón. El objetivo era establecer una línea de colaboración entre
la administración autonómica y la municipal, a través de las policías locales, para incrementar
el número de inspecciones, precisamente con el objetivo de legalizar el mayor número de inmuebles
posible.

Sin embargo, pese a que en la reunión de presentación de esta iniciativa había presentes representantes de 15 municipios, por ahora solo Peñíscola y Orpesa han firmado el convenio.

Fuente: elperiodicomediterraneo