Los apartamentos turísticos sufren el primer revés tras años al alza

El número de alojamientos retroceden en Castellón y Valencia mientras Alicante suma un 7,7% de  nuevas altas hasta mediados de julio .

Fevitur critica las trabas que soporta el sector.

BERTA RIBÉS CASTELLÓN Las trabas a las que se enfrenta el sector de apartamentos turísticos ya está  haciendo mella en la evolución de un negocio que acumulaba años de continuos crecimientos en el conjunto de la Comunidad Valenciana. El número de alojamientos turísticos registra un retroceso en las provincias de Castellón y Valencia, aunque en el caso de Alicante prosigue la evolución positiva, con un aumento interanual del 7,7% hasta el pasado 15 de julio, según los últimos datos de Turisme Comunitat Valenciana.

Con todo, el global de apartamentos turísticos continúa al alza en la Comunidad, con un crecimiento del 4,3% en tasa interanual y un total de 77.971 alojamientos turísticos debido a la cuota de mercado de Alicante, provincia que acapara el 63% de la oferta de este sector. Desde la Federación Española de
Asociaciones de Viviendas y Apartamentos Turísticos (Fevitur) reconocen que el sector «no está atravesando por su mejor momento, ya que las viviendas de uso turístico están siendo prohibidas en algunas ciudades, y hay una situación de desacuerdo entre las patronales, vecinos y ayuntamientos,
entre otros agentes implicados». Cabe recordar que desde la aprobación de la Ley de Turismo del
Consell el pasado verano, son los ayuntamientos los encargados de los permisos para crear más apartamentos vacacionales. Hasta la aprobación de la misma bastaba con cumplir una serie de requisitos para formar parte del listado oficial del Consell de apartamentos turísticos. Sin embargo, la nueva ley autonómica obliga a que estos inmuebles cuenten con un certificado de compatibilidad urbanística para
autorizar su inclusión en el registro valenciano. Algo que no es tan fácil de conseguir, según indican
desde Fevitur.

LAS CIFRAS DEL DESCENSO
La provincia de Castellón llega a mediados de julio de 2019 con un total de 13.589 apartamentos turísticos, lo que supone un descenso del 0,47% respecto al cierre del año pasado, cuando había 13.654
alojamientos inscritos. El descenso se da tras años de crecimiento del sector. En concreto, 2018 se despidió con un 4,5% más de altas de alojamientos vacacionales, hasta un total de 13.654
en la provincia de Castellón, mientras que un año antes el aumento fue del 13% (13.057).
Por su parte, el retroceso en la provincia de Valencia ha sido sensiblemente superior al experimentado en Castellón, en concreto se ha situado en un 1,75% en tasa interanual.Valencia llega a mediados de julio con 15.092 apartamentos turísticos, cuando despidió 2018 con 15.362. Valencia ha registrado una evolución exponencial en los últimos años en cuanto a nuevas altas se refiere. El año pasado el aumento
interanual fue del 20,7%, mientras que 2017 cerró con un incremento respecto al año precedente de casi el 35%. Basta con recordar que en 2016, Valencia era la provincia con menos alojamientos turísticos
en el conjunto de la Comunidad Valenciana, con un total de 9.439 frente a las 11.567 que había en la
provincia de Castellón y los 30.260 apartamentos con los que ya contaba Alicante en 2016, según los datos de Turisme Comunitat Valenciana.

Precisamente, la Generalitat Valenciana y la Federación Española de Asociaciones de Viviendas y
Apartamentos Turísticos (Fevitur) han concretado esta semana los detalles de una iniciativa conjunta
que están desarrollando para sensibilizar, concienciar y luchar contra la oferta ilegal de alojamiento
turístico. Ambas entidades lanzaron una nueva campaña para poner en valor la oferta reglada de viviendas de uso turístico y presentar batalla a la oferta ilegal.

CAMPAÑA
Con el nombre de Welldone Wellcome, la campaña es un paso más respecto a la que se desarrolló
el pasado verano bajo el nombre de Be legal my friend, que buscaba la sensibilización, concienciación y
lucha contra el intrusismo en el alojamiento turístico. En la presentación del proyecto estuvo el secretario autonómico de Turismo, Francesc Colomer, quien explicó que la campaña supone una «evolución» respecto a la del año pasado y quiere «poner en valor lo que significa en sector del alojamiento la buena elección por parte del viajero». Patricia Valenzuela, directora de Fevitur, expresó en la presentación
de la campaña que el objetivo de la federación en esta ocasión «está dirigido también al turista para que
valore que es mucho más positivo y sostenible alojarse en una vivienda reglada», subrayó la directiva.
APARTAMENTOS. En la Comunidad hay casi 78.000 apartamentos turísticos, un 4,3% más por el aumento registrado en Alicante (7,7%).77.971

CASTELLÓN
La pinza entre la Generalitat y los ayuntamientos contras las viviendas turísticas ilegales no acaba de
funcionar. La colaboración entre ambas administraciones para tratar detectar inmuebles que no estén dados de alta en el registro oficial autonómico no está generando los frutos esperados, lo que deja vía libre a los alquileres en b, sobre todo en verano y en la costa. El Consell, través de Turismo Comunidad Valenciana, dada la proliferación de este fenómeno con la irrupción en el mercado de las grandes plataformas de alquiler on line, impulsó el año pasado un proyecto que consistía en ir de la mano con
los municipios con mayor actividad de viviendas turísticas con el objetivo de destapar pisos que se alquilaban y que no cumplían los requisitos legales para ello. La administración autonómica, a través del correspondiente convenio suscrito con el ayuntamiento de turno, ponía los inspectores, mientras que el consistorio aportaba agentes de la Policía Local para completar los operativos. La misión de los agentes era recoger información e identificar viviendas vacacionales que no publicitaban el número de inscripción en el registro, sin necesidad de entrar en las mismas. Los agentes sí deben acompañar a los inspectores, que se encargan de levantan acta en caso de que el inmueble no esté registrado, y a partir de aquí, ya se inicia el proceso administrativo que puede acabar en sanción o no, ya que el propietario puede regularizar la situación del piso.
El departamento que dirige Francesc Colomer puso en marcha durante 2017 la iniciativa en Gandía,
que sirvió de banco de pruebas para toda la Comunidad dado el elevado número de apartamentos vacacionales existentes en el municipio durante la temporada alta. Gracias a este sistema se localizaron 200 viviendas sin registro durante el verano de 2017. Turismo ofreció este mismo dispositivo a todos los ayuntamientos con una cantidad importante de viviendas turísticas irregulares.

Fuente: El Mundo