Turisme contrata a especialistas de big data para arrinconar la oferta ilegal de pisos turísticos

Turismo adjudica por 60.500 euros a la sevillana Guadaltel un contrato para vigilar la actividad delas viviendas alquiladas a través de Airbnb, Tripadvisor y Booking, y crear una nueva base de datos

Aprobada la ley del Turismo con la que se quiere poner freno al descontrol en el campo del alojamiento, la Generalitat está desplegando ahora mecanismos para vigilar que la normativa se cumpla, con especial atención ala legalidad de los pisos turísticos que se comercializan por internet.Y en un ámbito tan inabarcable como el on line, el big data se presenta como una herramienta mucho más efectiva que la revisión puerta a puerta.

La agencia Turisme Comunitat Valenciana acaba de adjudicar por 60.487,90 euros a la tecnológica andaluza Guadaltel el servi-cio de detección, depuración y actualización de los datos de las viviendas turísticas de la C. Valenciana a través de internet.

Guadaltel, que ha presentado la oferta más económica, es una contratista de la administración especializada en soluciones tecnológicas. Este año, sin ir más lejos, el Ayuntamiento de Barcelona la ha contratado como refuerzo en su cruzada contra los pisos ilegales.

En València, Turismo lleva tiempo tratando de poner coto a las viviendas que desarrollan una actividad económica sin estar incluidas en el registro público de la Generalitat.

Turisme pretende crear una nueva base de datos, a partir de lainformación de la que disponen internamente y de fuentes externas como las plataformas de internet. «Desde Turisme Comunitat Valenciana se espera sacar partido a esta gran cantidad de información que se genera a diario en las plataformas del alquiler turístico, lo que nos llevará a ser más eficientes a la hora de inspeccionar las zonas turísticas. El reto es el de completar una base de datos histórica de Turisme, así como convertir todo este big data en smart data. Estos cambios significan un valor añadido a la gobernanza turística de la C. Valenciana, ya que con los análisis realizados se crearán indicadores que ofrezcan cualificación a la toma de decisiones», señalan desde el departamento que dirige Francesc Colomer.

El contrato recién adjudicado tiene también una importante labor de vigilancia. Se prestará especial atención a las plataformas web de Booking, Tripadvisor y Airbnb, los tres mayores portales de anuncios turísticos. Según el pliego de condiciones, la empresa contratista deberá rastrear información como el número de días de ocupación al mes en cifras absolutas y porcentaje; la tarifa media diaria por vivienda, y el ingreso por destino, agrupados por municipio. Todo ello con el objetivo de crear una base de datos lo más completa posible.

Con esa información disponi-ble se deberá poder, al menos,«identificar, agrupar y explotar la información de aquellas viviendas que se publicitan en internet y que no están en el registro de Turismo».

Avalancha de oferta
Para justificar este contrato, Turis-mo explica que entre sus prioridades «se persigue depurar los datos del Registro de Turismo y obtener información relevante para el posterior desempeño de la labor a realizar por la inspección turística». Es una estrategia para cumplir con la ley de Turismo,que tiene en la lucha contra el intrusismo y el fraude uno de sus compromisos básicos, específicamente contra el intrusismo en el alojamiento turístico.

A 31 de diciembre de 2018, la Generalitat tiene registradas 74.150 viviendas turísticas. La cifra ha crecido exponencialmente en los últimos cuatro años. Coincidiendo con el boom turístico y también con la persecución de estas prácticas, se han inscrito 53.573 pisos. Hubo una avalancha antes de la entrada en vigor de la nueva ley, en junio de 2018. A partir de ese momento el registro es más complicado: hoy se exige que las viviendas se ajuste a las limitaciones urbanísticas de cada municipio para operar legalmente.

«Este volumen de datos hace imposible una verificación manual de las condiciones de las viviendas turísticas inscritas así como una validación por medios tradicionales de los datos de las inscripciones de las viviendas de uso turístico», explica el pliego de condiciones.

 

FUENTE: Diario Levante